La hora de la fe | #121

2020-08-15T04:13:40-04:00 12 de agosto de 2020|E.D.A.|

Los ángeles son mencionados en muchos pasajes de la Biblia y el Señor Jesús afirmó que hay un orden de seres angelicales en el universo (Mateo 18: 10; 24: 31, 36; Lucas 15: 10). La Biblia también habla de ángeles que pecaron y fueron destituidos del cielo (Judas 6; 1 Pedro 2: 4).

Hay varias funciones que los ángeles cumplen en relación con la experiencia de los cristianos. Sin embargo, por la Biblia sabemos que no son objeto de adoración (Colosenses 2: 18; Apocalipsis 19: 10; 22: 8, 9). Y la idea de los ángeles guardianes o “el ángel de la guarda” no tiene asidero en la Biblia. El creyente solo tiene un “escolta” permanente: el Espíritu Santo (Juan 16: 7-13; Romanos 8: 11-17; Efesios 1: 13, 14).

La característica más importante de los ángeles es que ellos actúan conforme a la voluntad de Dios. En los Salmos 34: 7 y 91: 11, dicen: “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende”. “Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus camino”. De acuerdo a estos textos, y otros más; la protección, el pronto auxilio de los ángeles está reservado para los creyentes en Dios; los impíos están excluidos de este privilegio. No hay protección angelical para los obradores de maldad (Gálatas 5: 19-21); para los desnaturalizados depravados sexuales (Romanos 1: 27, 28), ni para los egoístas y los avaros (1 Timoteo 6: 9, 10), entre otras personas que se avergüenzan del Evangelio de Cristo.

Quienes gozan actualmente de la protección de los ángeles son los redimidos por Cristo, no solo son salvos por la gracia de Dios y mediante el arrepentimiento y la fe en el Señor Jesucristo, sino también favorecidos por el auxilio de los ángeles. Por ejemplo:

1. Agar, la sierva de Sara, fue auxiliada por un ángel (Génesis 16: 7-11).
2. Lot, el sobrino de Abraham, fue salvado por un ángel de la destrucción de Sodoma (Génesis 19: 15).
3. Elías fue confortado por un ángel en el desierto (1 Reyes 19: 5-7).
4. Daniel vio como un ángel cerró la boca de los leones (Daniel 6: 22).
5. El mendigo Lázaro, al morir, fue llevado por ángeles al cielo (Lucas 16: 22).
6. Pedro fue liberado de la cárcel por un ángel (Hechos 12: 7, 8).
7. El Señor Jesús fue asistido por ángeles en el desierto (Mateo 4: 11) y en Getsemaní (Lucas 22: 44).

Los creyentes profesantes del Evangelio del Señor Jesús gozan de la protección de los ángeles “en todos tus caminos”. Los guían en la hora de la muerte. A pesar de que muchas veces andamos “en valle de sombras de muerte”, el ángel de Jehová acampa alrededor de nosotros y nos defiende.

En los tiempos de caos, de una enfermedad contagiosa, de ansiedad, de escasez, de dolor y sufrimiento, “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen al Señor y los defiende”. De esto el creyente piadoso puede estar seguro.

Los ángeles, pues, son amigos invisibles o irreconocibles físicamente que Dios nos ha concedido para nuestra protección. Cuando los creyentes parten de este mundo para estar con Cristo, sabemos, como Lázaro, que somos llevados al seno de la gloria eterna (Lucas 16: 22). Nuestros espíritus no conocen el camino para ir a donde Cristo está, pero los ángeles sí. He aquí la provisión divina para asegurar la feliz llegada de los redimidos al cielo.

E.D.A.